Libros

Selecciona tu idioma... Select your language...

jueves, 23 de mayo de 2013

Empecemos con un "lo siento"



En el momento en que suena el teléfono, ya hay problemas. Cuando el jefe llama o se llega a una llamada directa de un cliente insatisfecho, es porque alguien está decepcionado, enfadado o harto. Errores, promesas incumplidas o una urgencia real han dado lugar a esta nueva conversación en curso.

Así que no comience con "[Nombre de la empresa] blah blah", como si se tratase de algo en blanco y sin que tengamos ni idea. No exija que se sepa el número de pedido o ponga en duda a su interlocutor o una salida de tono. Póngase al lado de su interlocutor y ayúdele.

"En primer lugar pedirle disculpas. Estoy aquí para encontrar una solución adecuada ..." es una buena manera de desarmar a la persona que está a punto de hablar. No tendrá que pasar los primeros minutos expresando su enfado y urgencia, ya que en menos de diez palabras se ha puesto de su lado.

No es fácil estar en el extremo receptor de un desfile de culpas por echar a unos y otros, pero nadie dijo que fuera fácil.

Es su trabajo porque usted es bueno y porque es un asunto importante, no porque sea divertido (que también puede serlo).

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Entradas populares