Libros

Selecciona tu idioma... Select your language...

jueves, 30 de noviembre de 2017

Antes de que empieces a arder, enfríate.

Foto: Pixabay

En ocasiones las cosas salen mal, cosa que ya sabemos y a todos nos han ocurrido porque de hecho, se nos paga para solucionar problemas y si todo fuese perfecto, estaríamos en el paro. Es posible que el problema sea tan grave que sientas que la sangre hierve en tus venas. El calor invade tu cuerpo y tienes ganas de gritarle a las personas que se han equivocado. Necesitas sacar esa adrenalina, ese incremento del pulso de alguna manera.

No soy partidario en ningún caso de que en estas situaciones nos dediquemos a intentar solucionar el problema en caliente. Dejemos que se enfríe el asunto. Las posibles soluciones acudirán con mayor facilidad a nuestra mente. Una mente "perturbada" por la rabia no suele ser creativa nada más que con soluciones radicales.

En estas ocasiones depende del tiempo que tengas disponible. Si tienes la posibilidad de demorar el asunto hasta el día siguiente en mi caso es lo que hago siempre que tengo la oportunidad. Después de ocho horas de sueño las cosas se ven de otro color y las soluciones a los problemas afloran por si mismas en periodos en los que el cerebro está descansando como es la noche. Durante el periodo que ocurre entre el problema y la búsqueda de solución, no te quedes parado: busca datos acerca del problema y plantea posibles soluciones, pero no tomes decisiones hasta el momento adecuado.

Si no tienes tiempo de dejarlo para el día siguiente, entonces se trata de liberar tanta tensión como sea posible. Las actividades físicas en este caso son la estrella. Haz una carrera, una clase de spinning o simplemente sal a pasear. El cambio en la actitud física produce un cambio en la actitud mental.

Cuando no dispongas de tiempo ni siquiera para esto, entonces tendrás que recurrir a tus colaboradores por este orden y según disponibilidad y afinidad: jefes, compañeros de departamento y resto de compañeros. Habla con alguien y cuéntale tu problema, a veces simplemente que alguien nos escuche es suficiente para reducir la presión en el sistema.

Si no dispones de tiempo ni siquiera para hablar con nadie, seguro que puedes hacer algunos ejercicios de respiración que puedes encontrar en YouTube y actualmente los smartwatch como el Fitit Ionic y el Apple Watch incorporan aplicaciones por defecto para ayudarte a relajarte. Por música tranquila que te ayude a dejar salir el estrés y cierra los ojos mientras hace su efecto.

Ante todo, no tomes decisiones ni tengas reuniones con el ánimo alterado.

Relájate.

miércoles, 22 de noviembre de 2017

¿Quieres conservar tu trabajo? No caigas en la rutina

Foto: https://pixabay.com/photo-845847/

Soy muy de podcast, más que de radio en directo, lo siento. Normalmente los programas que más me gustan son los de historia, misterio y documentales que suelen emitirse a altas horas de la madrugada y a esas horas lo más normal es que esté dormido, así que no puedo escucharlos en directo.

Ese gran invento que es el podcast y en concreto la plataforma y aplicación iVoox me ayuda a poder escuchar los programas cuando quiero y donde quiero. Normalmente suelo hacerlo en largas caminatas, mientras conduzco en mis largos trayectos o en algún desplazamiento en avión, ya que puedo relajarme.

Escuchando un podcast sobre las tendencias de trabajo en los próximos años, hablaban sobre cuál era la manera de no perder tu trabajo con la implantación de la tecnología, los procesos automatizados de gestión de clientes y la inteligencia artificial.

Al fin y al cabo la filosofía para no perder tu trabajo en los próximos años es bastante sencilla: intenta desarrollar tu trabajo de manera que no sea automatizable. Cualquier proceso que sea susceptible de ser desarrollado por una máquina al final lo será.

Los procesos que impliquen contacto con personas y sobre todo el uso de la intuición y la empatía son los menos susceptibles de ser desarrollados por máquinas. Aún no se ha desarrollado la tecnología capaz de sustituir la empatía. Si estableces una conversación con el asistente de Google, o con Siri, puede darte la sensación de que empatizan contigo o que incluso tienen personalidad, pero en realidad se trata únicamente de una simulación.

Estos sistemas intentan parecerse cada vez más a personas reales. Estuve como beta-tester seleccionado participando en el período de pruebas del Asistente de Google durante unos meses antes de su lanzamiento oficial y tengo que decir que algunas de las preguntas que nos hacían en los tests después de la experiencia iban relacionadas con el carácter que pensábamos que tenía el asistente o incluso con si nos hacía sentir cómodos o no, o si preferíamos que tuviese un sexo u otro.

Si quieres conservar tu trabajo en el futuro cercano, imprime más carácter personal a las acciones con tus colaboradores. Intercambia opiniones y establece relaciones con tus clientes y compañeros para aportar el factor humano.

El resto de trabajos rutinarios, en definitiva los que puede realizar una máquina, terminarán por ser desarrollados por una entidad artificial ya sea un robot o un software.

Entradas populares