Libros

Selecciona tu idioma... Select your language...

viernes, 18 de noviembre de 2016

La vida es demasiado corta

bully


Últimamente en las noticias de España se habla mucho sobre episodios de bullying (acoso escolar) y en concreto sobre lo difícil que es perseguir a los ciberacosadores, que se esconden bajo perfiles verdaderos o falsos en redes sociales.

Una de las lacras de las redes sociales es el fenómenos de los trolls, básicamente personas que descalifican, insultan y agreden verbalmente a otras personas sin ninguna razón lógica, sino únicamente por el placer de hacer daño.

En estas circunstancias yo lo tengo muy claro: en mi Instagram tengo unos 6.000 seguidores y en Twitter más de 50.000. Por supuesto, entre todos estos seguidores puede haber, hay, y seguro que seguirá habiendo, más de un troll.

Lo más normal es que inicien contacto contigo a través de un comentario ofensivo en una foto de Instagram o una respuesta y/o mención en un tweet.

Ante estos hechos tengo muy claro lo que hacer:
  • Comentario ofensivo en Instagram: Pulsar sobre el globo de comentarios bajo la foto en la que nos han comentado. Mantener pulsado el comentario y a continuación denunciarlo para que sea estudiado por Instagram. Te informarán sobre las acciones que van a tomar al respecto en las pocas horas. Es posible que si examinas el perfil de la persona que te ha hecho el comentario, encuentres algo desagradable, insultante o hasta pornografía. En ese caso, una forma de acabar de raíz con el problema es denunciar también su perfil para que sea estudiado en profundidad por Instagram... con un poco de suerte, es posible que hasta le cierren la cuenta. Si finalmente no le cierran la cuenta de Instagram, una segunda opción mucho más rápida y sencilla es bloquear al usuario.
  • Spam en Instagram: Algunos perfiles únicamente se dedican a publicar fotos para publicitar ciertos productos milagro mediante comentarios en otras publicaciones, formas de conseguir multitud de seguidores pagando, etc. Ante este tipo de acciones lo que hago es eliminar el comentario Spam y denunciar la cuenta de origen para que sea estudiada por Instagram. En la mayoría de ocasiones el perfil es cerrado por Instagram a las pocas horas.
  • Spam en conversaciones de grupo de Twitter: Con cierta frecuencia (un par de veces por semana) descubro que me han incluido en una conversación de grupo de Twitter donde únicamente se publica un primer comentario que es publicidad del perfil que ha creado la charla-spam y a continuación vienen comentarios del resto de integrantes del grupo preguntando qué hacen en ese grupo o directamente abandonando la conversación. Antes de salir, es muy importante denunciar la conversación como una conversación de Spam para que Twitter ponga al usuario que la ha creado en observación.
  • Insultos en Twitter: Directamente denuncia al usuario y bloquealo. No pierdas el tiempo.

Aunque aquí puedes ver una lista de algunas de las cosas que nos vemos obligados a hacer para tener una convivencia sana en las redes sociales; por suerte es algo a lo que hay que recurrir únicamente en contadas ocasiones, aunque esas contadas ocasiones serán directamente proporcionales a tu puntuación Klout (la puntuación que indica tu nivel de influencia en redes sociales).

Como dice Guy Kawasaki: "La vida es demasiado corta como para vivirla rodeado de porquería: Ignora, elimina, informa y bloquea". Yo lo haría además en ese orden.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Entradas populares