Libros

Selecciona tu idioma... Select your language...

viernes, 29 de abril de 2016

¿Un mundo sin notificaciones?... ¡Es posible!

Too many notifications


La semana pasada estaba en una comida de negocios con un cliente y en el transcurso de la misma, que duró unas dos horas aproximadamente, creo que el tiempo máximo que estuvo sin mirar a la pantalla de su teléfono móvil fue de 5 minutos. El continuo resonar de campanas, gotas de agua y ruiditos varios en su móvil hacía que mirase de forma furtiva el teléfono, interrumpiendo así nuestra conversación, y dejando en standby su atención hacia lo que decíamos.

Breaker - Nomophobia from Gyarmati Lili Krisztina on Vimeo.


Después de la comida en la larga caminata hacia el coche, hábito que he copiado de Steve Jobs (dar largas caminatas para comentar asuntos)... comentamos sobre el tema de las notificaciones de su móvil. Me dijo que le gustaba estar enterado de: los WhatsApp, las notificaciones de Facebook, Twitter, resultados deportivos, noticias de última hora y los nuevos vídeos de sus favoritos de YouTube... ¿De verdad esto es necesario? ¿Podríamos vivir sin interrupciones cada cinco minutos?

Desde hace algún tiempo, he aprendido a vivir sin notificaciones salvo las imprescindibles en mi teléfono móvil.

Para mi, personalmente, el orden de prioridades es el siguiente:
  1. Llamada telefónica
  2. Mensaje SMS
  3. Correo electrónico
  4. WhatsApp
  5. Noticias de última hora
  6. Twitter
  7. Facebook
  8. Youtube

Sin embargo, he decidido priorizar y tengo completamente anuladas las notificaciones del 3 al 7. Me aparecen las notificaciones en el sistema pero prefiero mirar yo el móvil cuando me interesa y no estar yo al servicio de estas aplicaciones. Visto de esta manera... ¿Qué puede pasar si esperas un par de horas para ver el nuevo vídeo de tu Youtuber favorito, las fotos del fin de semana que tu amigo ha colgado en Facebook o la mención que te hacen en Twitter?

Personalmente me he dado cuenta de que pasa algo increíble si no haces caso a estas notificaciones... NADA... Todo puede esperar un rato.

De esta manera conseguirás algo más increíble aún... los tiempos de trabajo concentrado en una sola tarea se pueden aumentar eliminando las interrupciones externas.

Incluso las llamadas telefónicas por lo general pueden esperar unos minutos y siempre puedes devolverlas más tarde. Cuando estoy en una reunión suelo dejar el móvil en silencio total (ni vibración, que también interrumpe) y lo dejo con la pantalla hacia abajo. Cuando he terminado la reunión, entonces me siento tranquilamente en el coche o en mi oficina y voy devolviendo las llamadas en orden cronológico (de la más antigua a la más actual).

Al principio sufrirás de un leve (o grave) brote de nomofobia pero finalmente verás que un mundo sin notificaciones es posible... y mejor.

¿Lo has conseguido? Deja tu comentario al final de este artículo.

Enlaces relacionados:

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Entradas populares