Libros

Selecciona tu idioma... Select your language...

jueves, 7 de mayo de 2015

La envidia es el recurso de aquellos que no tienen coraje

Envidia / Envy: Eyes don't lie
Foto por Gabriel S. Delgado C. (Creative Commons)

Hace unos días tomaba un café con un amigo que también entró en el mundo de los blogs y que hace poco editó su primer libro. Me estuvo comentando la actitud en general de su círculo más cercano, que le apoyaba en sus actividades, además de mostrarle su cercanía y hacerle sugerencias constructivas.

Sin embargo, un jueves de hace un par de semanas tuvo un encuentro con un antiguo compañero de Universidad que le resultó desconcertante.

Resumiendo bastante, podemos decir que su compañero le echó en cara su éxito profesional y en sus trabajos en internet. Más o menos venía a decir que había tenido mucha suerte y que realmente dudaba de si merecía el éxito que tenía. En un momento de la conversación mi amigo intentó cambiar el tema de la conversación y trató de hacer entender a su compañero que lo único necesario para conseguir tus sueños era trabajo duro y sobre todo establecer prioridades en la vida.

Su compañero de Universidad le volvía a rebatir argumentando al difuso concepto de "suerte en la vida". Hablaba continuamente de que había terminado su carrera (cosa que mi amigo no había hecho) y sin embargo engrosaba las listas del paro, saltando en trabajos esporádicos donde solía durar poco tiempo, según él porque sus jefes le cogían manía y le echaban enseguida.

Ya que no había nada constructivo en esa conversación, mi amigo decidió despedirse educadamente deseándole la mejor de las "suertes en la vida" y animándole a empezar a trabajar en un plan de vida con objetivos alcanzables a corto plazo en ese mismo fin de semana.

La respuesta de su amigo dio la explicación a toda la conversación.

- Pero, tío, ¿qué dices? Este fin de semana voy a un festival de música y me pienso pasar todo el fin de semana borracho... Yo creo que para el miércoles ya estaré recuperado. No me hagas pensar.

La respuesta de mi amigo sólo pudo ser una:

- Pásalo bien. Hasta luego.

Cuando mi amigo me contaba esta anécdota, me acordé de un artículo que escribí hace algún tiempo "Ready to rumble? ¿Estás preparado?".

Establecer prioridades en la vida es fundamental. Organiza toda tu vida en torno a tus prioridades y no hagas cosas que vayan contra ellas. Si aún así, es tu decisión hacer cosas que vayan contra tus objetivos, no digas que la culpa es de la mala suerte ni culpes a aquellos que si que tienen el coraje de establecer sus prioridades y dirigirse a ellas.

1 comentario:

  1. un abrazo para tu amigo y es tremendo lo que produce en los demás el éxito ajeno, para mi los buenos amigos no se ven en la desgracia, sino cuando se es exitoso

    ResponderEliminar

Entradas populares