Libros

Selecciona tu idioma... Select your language...

lunes, 13 de abril de 2015

Resiliencia: Caer, levantarse y sonreír

Super smile
Foto por Takashi Hososhima (Creative Commons)

Comentaba con unos amigos el otro día la esencia del éxito y en qué consiste para cada uno de nosotros.

Estaba claro que para cada uno de nosotros el trabajo era fundamental, así como la formación, aunque no sea necesario que sea reglada, es decir, la mayoría de las cosas que te llevarán al éxito no las aprenderás en una carrera universitaria ni en un Master de postgrado.

Sin embargo hay un elemento que llegamos a la conclusión de que era fundamental y es lo que se llama "resiliencia". Básicamente es la resistencia al dolor, a la pérdida, al fracaso.

Cuando triunfas es difícil manejar el triunfo y que no se te suba a la cabeza. Los romanos tenían el "memento mori" por el que un esclavo desfilaba por las calles junto con el general triunfante, susurrándole al oído "recuerda que morirás (memento mori)" para que no se le subiera el triunfo a la cabeza. Seguro que conoces más de un caso de personas que han triunfado en la vida y ese triunfo ha supuesto precisamente su fracaso más estrepitoso.

El fracaso merece una mención también especial. Es mucha la gente que no sabe sobreponerse a los fracasos o simplemente a las cosas que nos ocurren diariamente y que se salen de lo que teníamos planeado. Tengo un cliente que tenía este problema: cuando un cliente suyo le daba un no por respuesta esto desencadenaba una secuencia de pensamientos en su cabeza por los que pasaba algún tiempo, a veces incluso días, en volver a estado neutro de conciencia. Estos pensamientos negativos llegaban a impregnar todas y cada una de las acciones y/o pensamientos que tenía durante el día.

Siempre me gusta pensar en la resiliencia como un impermeable que nos cubre y permite que la lluvia resbale por nuestros hombros y espalda, sin llegar a empapar nuestra ropa.

De hecho, se trata de un término psicológico que se suele aplicar con más frecuencia a las relaciones interpersonales, pero que se puede extrapolar fácilmente a las relaciones empresariales.

Aprende a aceptar las derrotas y también los éxitos. Cuando falles en algo, lo mejor es aprender la lección y levantarse para seguir andando lo antes posible.

La resiliencia es una características ineludible del triunfador que puedes trabajar de muchas formas, como casi siempre digo, analizando detenidamente lo ocurrido llegarás a las conclusiones adecuadas para aprender y seguir.

Aquí os dejo alguna lectura recomendada sobre el asunto:

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Entradas populares