Libros

Selecciona tu idioma... Select your language...

miércoles, 27 de agosto de 2014

Hazte un selfie en el trabajo

Go Selfie Yourself!
Foto por David Baxendale (Creative Commons)

Un selfie es una foto que nos hacemos a nosotros mismos y es difícil que salgamos mal en ella, aunque hay de todo como los “selfie fails”.

Por esto es también importante hacer de vez un poco de cibernauta quinceañero/a en el trabajo y mostrar nuestra mejor cara haciendo ver nuestros logros.

Es difícil encontrar un jefe o superior, y mucho menos un compañero de escalafón que sea capaz de reconocer cuándo hemos hecho un trabajo bien hecho.

En ocasiones parece que los jefes ni se dan cuenta de que estamos ahí y de que hemos completado un reto que merece un cierto reconocimiento.

Existe la creencia de que la autoalabanza es poco profesional. En ocasiones no decimos nada acerca de nuestro triunfo porque damos por hecho que nuestros compañeros y jefes se han dado cuenta de nuestro éxito (que también es el suyo) y esto puede ser un error. Los jefes suelen estar demasiado ocupados para darse cuenta de nuestros triunfos y los compañeros harán lo posible por obviarlos también, pero por otras razones.

Si tienes un jefe que te da una palmadita en la espalda y te felicita por las operaciones o trabajos realizados que tenían una especial dificultad entonces estupendo, pero en caso contrario tendrás que ser tú quien les recuerde tu trabajo bien hecho, sin exagerar.

Conforme vas elevándote en la empresa, tus compañeros serán igualmente muy capaces y la posibilidad de llamar la atención por tus triunfos será menor. Si en una empresa hay varios encargados de grandes cuentas, entonces las facturaciones elevadas ya no son un patrón a tener en cuenta como en niveles inferiores, porque en ciertos niveles todo el mundo factura grandes cantidades. Habrá que destacar especialmente por otras circunstancias como la especial dificultad de cerrar una operación o la importancia estratégica de la misma.

El hecho de que nuestros jefes se den cuenta de estos logros puntuales y que cuesta destacar en la tormenta de cifras, nos permitirá asumir grandes retos en el futuro y que se nos asignen clientes y operaciones de especial significancia para la empresa.

Businessmen shaking hands
Foto por Reynermedia (Creative Commons)
 Al respecto de hablar a nuestros jefes sobre los logros conseguidos hay que tener dos puntos muy claros y que pueden ser el éxito o el fracaso de esta estrategia:
  • Nunca hablar de los logros a los jefes en reuniones con otros compañeros o en el lugar de trabajo común. Estas menciones se harán siempre en la oficina del jefe o en la nuestra pero no donde nuestros compañeros puedan escucharlas. Ellos seguro que ya las conocen y esto únicamente levantará ampollas y malas sensaciones con los compañeros.
  • Sólo destacar los logros realmente importantes. No se trata de recordar a cada cinco minutos a los jefes que hemos cerrado una operación. No te hagas pesado.
Está bien que reconozcan tus logros, pero nunca lo hagas a costa de menospreciar los logros de los demás. El espíritu de equipo es muy importante.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Entradas populares