Libros

Selecciona tu idioma... Select your language...

lunes, 16 de mayo de 2016

Hasta los insultos pueden convertirse en carcajadas

20111110-OC-AMW-0013


En ocasiones hay documentales que emiten y me gusta ver. Por desgracia no siempre tienen un horario adecuado, como ocurrió ayer, día en el que se emitió el documental "Khrushchev en Estados Unidos" en el que se narra la visita del presidente de la URSS a Estados Unidos en el año 1959. Por suerte me lo pudieron grabar y lo vi por la noche.

Siempre me resultan interesantes los reportajes sobre reuniones entre grandes magnatarios y mucho más si se trata de dos potencias contrapuestas como en el caso de EEUU y la URSS.

En una de las partes de la visita de Nikita Khrushchev, se desplazó hasta Los Ángeles para tener una cena con lo más granado de las estrellas de Hollywood y altos cargos empresariales y políticos.

En este ambiente tan tenso, el inicio del discurso del Presidente de la 20th Century Fox tiene mucho que ver con el título de este artículo y me parece una lección de buenas herramientas a la hora tratar con las personas.

El Presidente de la 20th Century Fox, comenzó su relación con Khrushchev pidiéndole una copa de bebida sus asistentes (los de Khrushchev) desde el atril de discurso. Cuando le entregaron la copa de bebida, dio las gracias en un perfecto ruso. Esto desató la sonrisa y posterior carcajada de Khrushchev, a lo que siguió un fuerte apretón de manos entre los dos. El presidente K incluso se levantó de su asiento para estrechar la mano del presidente de la 20th Century y seguir durante unos largos segundos el apretón entre carcajadas de ambos. Posteriormente tomó un par de sorbos, volviendo a dar las gracias, en esta ocasión al Premier Ruso en un ruso muy forzado que volvió a hacer reír a Khrushchev.

Entonces se había establecido una relación entre ambos, una relación entre dos personas que han establecido un clima desenfadado y de buen humor y que permite que podamos decir las mayores barbaridades sin sentirnos ofendidos:

"Señor Presidente, Esto no pensaba decirlo en mi discurso, pero... Su país es la mayor corporación, la mayor empresa capitalista, el mayor monopolio que el mundo ha conocido..."

¿Cómo se lo tomó Khrushchev?

Directamente contestó a través de su traductor entre carcajadas: "Un monopolio muy bueno."

Aquí exactamente esta parte del discurso... https://youtu.be/NiycBqa6nYI?t=22m36s

En otras circunstancias semejante agravio podría haber terminado con la III Guerra Mundial, pero sin embargo, el ambiente previo convirtió la conversación en algo desenfadado, casi digno de un monólogo, pero al final el presidente de la 20th Century dijo lo que quería decir.

No lo olvides nunca: si creas el ambiente adecuado, hasta los mayores insultos pueden convertirse en carcajadas, pero hay que llevar cuidado y medir bien si el ambiente que hemos conseguido está a la altura de poder suavizar el tema que vamos a tratar.

Si consigues crear un buen ambiente en la reunión, serás capaz de llevar a buen término tus objetivos en los encuentros.

Enlaces relacionados:

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Entradas populares