Libros

Selecciona tu idioma... Select your language...

domingo, 4 de enero de 2015

No tires el dinero en formación que no es para ti

LSBU MBA Class
Foto por Mark Hillary (Creative Commons)
Tengo un amigo y gerente de una empresa de alimentación de mi región con quien suelo compartir conversaciones y tweets. El otro día en una conversación por Hangouts me comentó que estaba pensando en mejorar su currículum con algún curso y que había pensado en un curso de inversión en mercados financieros. El susodicho curso le costaría 3000 euros y tendría la duración de dos años repartidos en fines de semana alternos en los que tendría que desplazarse a Madrid para asistir a clases y realizar exámenes cada tres meses.

Mi buen amigo estaba muy contento y excitado por la posibilidad de mejorar su currículum y sobre todo por las posibilidades de conocer nuevas personas, ya que es muy sociable.

Mi pregunta fue clara en este punto: "Vas a hacer un curso de inversión en mercados financieros y tu trabajo no tiene nada que ver con esto. Supongo que quieres cambiar de trabajo."

Casi pude ver una gran interrogación dibujándose en la cara de mi amigo: "No, eh... ya sabes que mi empresa es una empresa familiar y quiero seguir con el negocio, pero quiero ampliar mi currículum y aprender cosas nuevas."

Está bien aprender cosas nuevas y si echas un ojo a mi perfil de LinkedIn verás que he hecho cosas de todo tipo, desde trabajar en África hasta ir a Serbia con una ONG, pero en algunas ocasiones hay que centrar prioridades.

Si tu tiempo es limitado y quieres aprender cosas nuevas tienes que centrarte en cosas que te sean realmente rentables en tu trabajo actual y/o futuro. El dinero puede ser otro elemento importante a tener en cuenta, pero en el caso de mi amigo no es un problema.

Si realmente estás agobiado por un trabajo que no te gusta o en el que no te sientes a gusto, tiene sentido que quieras aprender algo diferente como rampa de lanzamiento hacia nuevas perspectivas profesionales. Sin embargo, si estás en un trabajo satisfactorio, en un mercado concreto y dedicas muchos recursos valiosos como son el dinero y sobre todo el tiempo a aprender cosas de otro mercado completamente diferente, es posible que en tu entorno laboral se perciba un cierto disgusto con tu trabajo actual (aunque no sea así). Ya sabes que lo importante no es lo que tu mismo piensas de ti, sino lo que los demás piensan de ti.

Centra tus recursos en mejorar tu posición en ese mercado mediante formación orientada a especializarte en tu rol. Mi amigo, por ejemplo, podría dedicar su tiempo a hacer formación sobre nuevos mercados en la alimentación, nutrición, marketing para la alimentación, etc.

Hay que plantearse en qué mercado estás ahora y qué mercados futuros pueden aparecer en tu camino o hacia donde evoluciona tu industria. 

Si quieres cambiar de trabajo, entonces puedes plantearte a qué mercados quieres dirigirte y qué formación te exigen o puede mejorar tu posición para una entrada en esos mercados.

MBA students on Yellow School bus
Foto por Philip Lai (Creative Commons)
Una vez que hayas sopesado todos estos aspectos, es posible que del abanico de posibles especializaciones y escuelas de formación haya algunas que por comentarios que puedas encontrar en internet se perciban en tu mercado objetivo como negativos, entonces debes descartarlos. Si una formación específica en una escuela específica es calificada en el mercado como deficiente, entonces nadie querrá a alguien que haya estudiado allí y habrás tirado tu tiempo y tu dinero.

Tras un par de semanas en las que estuvo dándole vueltas al asunto, finalmente decidió hacer un curso que costaba la mitad de dinero, que no requería su presencia física más que para los exámenes finales durante un sólo fin de semana, y sobre todo que se centraba en dos de sus grandes pasiones: el mercado de la alimentación y el marketing digital.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Entradas populares