Libros

Selecciona tu idioma... Select your language...

martes, 25 de noviembre de 2014

Dinosaurios empresariales

Natural History Museum - Feb 2011 - Dinosaur Silhouette
Foto por Gareth Williams (Creative Commons)

Muchos ejecutivos tienen un serio problema: al llegar a la posición que se habían propuesto se apoltronan y dejan de evolucionar, de adaptarse al mercado, de aprender cosas nuevas y se convierten en dinosaurios empresariales. 

Los mercados cambian rápidamente, en algunos casos en cuestión de días con las redes sociales que fomentan una evolución vertiginosa de los acontecimientos. Si dejas de evolucionar dejarás de adaptarte a los nuevos mercados que cambian a cada momento y cada vez más y más rápido.

El Ser Humano ha llegado a ser el animal que está presente en más hábitats de todo el planeta no porque sea el más inteligente o el más fuerte o el más agresivo, sino porque es el que mejor ha salido adaptarse a cada una de las características de los diferentes entornos en donde se encuentra.

Tienes que adoptar esta táctica y aprender a evolucionar con el entorno y adaptarte a él. Aún tengo un amigo que tiene a su vez a un cliente con una secretaria para que les escriba los emails porque ni siquiera es capaz de leer su email en el móvil o en el ordenador. Cuando recibe un email su secretaria se lo imprime y lo pone encima de su mesa para que él lo lea y escriba una respuesta en una antigua máquina de escribir. La secretaria vuelve a transcribir lo que su jefe ha escrito en el email y lo envía de vuelta. ¿de verdad es todo esto necesario? Si este ejecutivo asistiese a unas clases de tres o cuatro horas acerca del uso básico del ordenador sería capaz de utilizarlo por si mismo sin necesidad de ocupar a una persona que posiblemente podría dedicar sus esfuerzos a temas mucho más rentables en cuanto a tiempo y finanzas. Ni que decir tiene que este señor siempre contesta el último a los emails y pierde muchas operaciones por este asunto.

Underwood 450 Typewriter (circa 1973)
Foto por Dennis van Zuijlekom (Creative Commons)

Realiza autoevaluaciones sobre ti mismo. Piensa qué asuntos puedes mejorar, que nuevas habilidades puedes desarrollar. Tal vez no has pensado en hacer un blog de tu departamento dentro de la empresa y sería una buena idea que fueses capaz de administrarlo tú mismo. Pide formación sobre el asunto a personas de tu confianza o lee libros e información en internet.

Pregunta a los demás. Seguro que piensan que puedes mejorar en aspectos que no habías pensado. No tengas miedo de preguntar a tus jefes. Admirarán tus ganas de mejorar y ello aumentará la buena imagen que tienen sobre ti. Luego no los defraudes, y aplica en la medida de lo posible lo que te comenten.

Realiza cursos y formación continua durante tu trabajo. Yo utilizo la web Coursera que me permite acceder a miles de cursos online de forma gratuita en las universidades más prestigiosas del mundo. 

Haz trabajos fuera de tu zona de confort. Tal vez te resulta difícil realizar cálculos para un proyecto. Pide asesoramiento para hacerlos con ayuda de un técnico y aprenderás mucho sobre cómo se trabaja en tu empresa. Ellos admirarán tus ganas de aprender cosas sobre su trabajo y tú aprenderás cómo mejorar la forma de administrarles porque conocerás su trabajo de primera mano.

Nunca dejes de aprender. Los cachorros, ya sean humanos o del resto del reino animal, son los seres más curiosos del mundo, es la forma más útil de aprendizaje mediante el ensayo - error.

Cuando pierdes la curiosidad es cuando empiezas a morir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Entradas populares