Libros

Selecciona tu idioma... Select your language...

lunes, 8 de diciembre de 2014

Qué hacer cuando les va la marcha

Lt. Governor Host MBE_Small Business Stakeholders Roundtable Discussion
Foto por Maryland GovPics (Creative Commons)

En muchas ocasiones nos hemos encontrado con colaboradores en nuestro trabajo (empleados, proveedores o colaboradores de otra índole) que tienen conflictos entre ellos en lo personal y/o lo profesional, que pueden llegar a ser un problema para el grupo.

Realmente la competencia entre compañeros es sana y puede crear una sinergia junto con el trabajo duro para alcanzar el éxito laboral. Todos hemos conocido algunos colaboradores que viven en una continua competencia que incluso puede llegar al enfrentamiento continuo. Un cliente mío suele decir que a ciertos miembros de su Departamento Comercial “les va la marcha” porque están siempre a la gresca y en búsqueda de problemas.

La sana competencia de hecho es una fórmula estupenda para conseguir el crecimiento del grupo. Tenía una antigua jefa que nos planteaba una competición semanal a ver quién cerraba más tratos durante la semana, ya fuese en cantidad, cuantía o categoría. De esta forma, existían tres posibles ganadores que podrían ser el mismo, o dos, o incluso tres diferentes.

Sin embargo, estas competencias u otros tipos de conflictos pueden llegar a ser un problema en el momento en el que empiezan a afectar al grupo en su conjunto y sobre todo cuando en lugar de favorecer el crecimiento del grupo, lo impiden dado el tiempo que se pierde en estas disputas. Realmente puede ser un gran problema cuando con tal de que el competidor no llegue al nivel, el supuesto compañero se dedica a poner zancadillas que afectan a todo el grupo. Ese precioso tiempo que se dedica a sabotear al contrincante se podría invertir de forma mucho más inteligente y fructífera en el progreso propio.

En situaciones como ésta, lo más importante es entender el conjunto, sin tomar parte por ninguno de los afectados. Obtén información de primera mano preguntando directamente a los implicados. Llámales a tu despacho, uno a uno, para que te cuenten su versión de lo ocurrido y su percepción de la situación en global. Ten en cuenta que cada uno te contará su versión. Lo más importante no es que obtengas un juicio de valor hacia el culpable o culpables y el/la inocente o inocentes, sino que simplemente se trata de que muestres tu interés por la situación y que cada uno de ellos se desahogue contando su versión subjetiva. 

Al terminar la conversación con cada uno de ellos, debes de hacerles ver que esta disputa no les lleva a nada positivo, sino que está afectando al grupo y por consiguiente a la organización en su conjunto, de una forma negativa. Hazles ver que han perdido la visión de conjunto y que deben dejar de lado esas rencillas personales y pensar que el progreso de sus compañeros también será su propio progreso ya que al fin y al cabo el grupo avanzará.

No entres en los detalles de la disputa, sino que sólo se trata de hacerles comprender una visión global y que los recursos que se dedican a sabotear a quien consideran su enemigo, pueden dedicarlos a escalar ellos mismos un peldaño más en el camino al éxito.

En caso de que los ataques entre unas y otras partes continúen deberías plantearte la entrada en escena de tus superiores o incluso la intervención del Departamento de Recursos Humanos donde por lo general suelen haber psicólogos que pueden ayudarte a manejar la situación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Entradas populares