Libros

Selecciona tu idioma... Select your language...

domingo, 15 de febrero de 2015

Ready to rumble? - ¿Estás preparado?

The Cure did a song about this
Foto por Chris Eason (Creative Commons)

Ayer sábado mi buen amigo +Jose Noblejas me enviaba un tweet (ver más abajo) que llamó mi atención y que me hizo pensar sobre varios asuntos pero especialmente sobre la importancia del descanso durante los fines de semana.
La semana pasada fue dura para mi en el sentido que tuve un par de viajes largos y además muchos asuntos que resolver. Esto hace que el fin de semana haya que dedicarlo a recuperar fuerzas para la próxima semana.

Tenía yo un cliente a quien solía ir a visitar los lunes a última hora de la mañana. Realmente la cara ya te decía que muy descansado no estaba, pero se corroboraba después de una conversación en la que solíamos tomar un refresco en una cafetería al lado de su empresa.

Este buen amigo dedicaba la semana a trabajar intensamente. El fin de semana se dedicaba a hacer deportes como el ciclismo de montaña y escalada. Yo he sido un moderado deportista y ahora lo hago de forma esporádica, pero hay que ser consecuente con tu estado actual en la vida.

Cuando llegaba el lunes mi amigo estaba destrozado y prácticamente no podía hacer nada en el trabajo porque estaba disperso y falto de descanso físico y mental. La semana empezaba para él en martes y no en lunes como para todo el mundo. El viernes empezaba el fin de semana y comenzaba su actividad deportiva que no acababa hasta el domingo por la tarde. Podía intentar descansar un poco, pero de todos modos, el lunes siempre ocurría lo mismo.

El resultado era claro: su semana laboral productiva pasaba a tener cuatro días, que eran los que realmente estaba al cien por cien.

Es por todo esto que hay que tener en cuenta muy claramente los horarios. Si tenemos un puesto de una cierta responsabilidad no podemos intentar hacer las mismas actividades que cuando éramos estudiantes universitarios o cuando empezábamos a trabajar en la empresa, porque lo que se requería de nosotros era diferente que en la actualidad.

Mi actitud respecto a los tiempos de trabajo y descanso siempre es la misma: De lunes a viernes trabajo a tope; sábados y domingos para descansar y relacionarme con amigos. Todos los días que puedo hago algo de actividad física moderada: andar, pasear, un poco de cinta en el gimnasio, pero nada que pueda influenciarme de forma negativa en el trabajo.

Las noches se hicieron para dormir, más aún cuando llegas a una cierta edad. Personalmente, intento dormir entre 8-10 horas. Para conseguirlo, lo ideal es acostarse temprano, y no es raro que algunas noches a las diez o diez y media de la noche ya esté en la cama. En mi caso es lo ideal y me levanto como nuevo. No tengo ni que escuchar el despertador, porque me levanto antes de que suene, signo inequívoco de que mi cuerpo ya ha descansado lo que necesitaba.

Un buen descanso es fundamental para estar preparado para el trabajo del día siguiente o de la próxima semana.

Get ready to rumble!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Entradas populares