Libros

Selecciona tu idioma... Select your language...

lunes, 1 de septiembre de 2014

Crear algo nuevo es posible

Go on creating
Foto por Jon Nicholls (Creative Commons)

Empecemos planteando que las ideas no caen del cielo sino que hay que trabajarlas. Igual que en un artículo anterior decíamos que hay que fijarse pequeños objetivos realmente alcanzables, las grandes ideas empiezan con pequeños pasos.

Lo principal es entender que para llegar a nuestra idea final D, habremos de empezar con una idea A que tal vez tengo poco que ver con B. C tendrá menos aún que ver con A y finalmente D no se parecerá en nada de nada.

Lo natural es que intentemos que la idea A sea parecida a la B, la C sea muy parecida a la B y finalmente la D se parezca a la C. Pues bien, ese es el esquema erróneo.

Debajo de la superficie de ideas inconexas hay unos nexos de unión que en ocasiones van al subconsciente de las personas que están participando en la tormenta de ideas.

Empezaremos haciendo una tormenta de ideas por escrito o una serie de consultas previas a la reunión mediante correo electrónico. Estas ideas deben de ponerse en común de forma anónima. De forma natural el ser humano tiende a reprimir sus opiniones a favor de una conciencia de grupo. Es por esto que lo primero es realizar una puesta en común sin interferencias sociales que coarten las opiniones personales.

El nexo entre A y B vendrá por si sólo y será en base a analogías, conscientes o inconscientes. Como escriben los psicólogos, los seres humanos basan su comportamiento presente y futuro en sus experiencias pasadas. El nexo entre A y B pasará por un repaso inconsciente a nuestras experiencias que son personales y subjetivas. El nexo entre A y B es personal y particular.

Las analogías son una forma de predecir el futuro. Nos convertimos en futurólogos en base a nuestras experiencias. Esta forma de pensamiento nos permite tener un esquema de creencias respecto a lo que será el futuro. Así lo que intentamos el evitar la desazón de la continua incertidumbre.

imagination
Foto por neeel (Creative Commons)

Nuestras experiencias pasadas se descomponen inconscientemente en pequeños segmentos de información que son procesados individualmente y luego son utilizados para hacer predicciones sobre el futuro e incluso intentar explicar el presente.

Partiendo de las ideas iniciales personales y completamente subjetivas, irán surgiendo ideas que deben de ser libres, no filtradas. Los participantes deben de tener completa libertad para hablar de lo que deseen y expresar sus ideas por disparatadas que parezcan. No censuremos porque en ese caso volveremos a establecer un camino por el que andar.

No sembremos opiniones en la mente de los participantes. El pensamiento debe de ser libre y por lo tanto si damos un punto de inicio generaremos esquemas en los que los participantes quieren congraciarse con usted, más aún si su sueldo depende de ti. y darán opiniones similares o soluciones acordes con esas premisas que les hemos dado.

Usemos la energía de las analogías que hemos comentado anteriormente como por ejemplo utilizar una imagen en un proyector y pedir a los colaboradores que comenten las ideas que les vengan a la mente de forma natural y sin censuras. 

No premiemos las mejores ideas. Todas las ideas son buenas, por lo que no hay que utilizar expresiones como “muy bien” o “así se hace” o “vamos por el buen camino” mientras que están interviniendo. Deben de hablar de forma libre y sin que nosotros vayamos marcando el camino.

Al final de todo este proceso podemos coger todas las ideas que se han añadido por parte de todos los participantes y utilizarlas para crear algo nuevo y que seguro que será diferente.

Lecturas recomendadas:

      

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Entradas populares