Libros

Selecciona tu idioma... Select your language...

sábado, 6 de septiembre de 2014

Defiende tu espacio

Broken Blackberry
Foto por Matthew Hurst (Creative Commons)
Mantener unos estándares de trabajo y una organización durante toda la jornada laboral, permite un aumento en la concentración y la motivación. Cuando sabes que vas a disponer de 60 minutos ininterrumpidos para contestar a tus emails y, sobre todo, que nadie va a interrumpirte durante ese tiempo para que puedas hacer ese trabajo; lo harás seguro de mejor manera y más concentrado en ello.

Grayson: hiding inside box
Foto por Oleg Shpyrko (Creative Commons)
Personalmente mi método de trabajo consiste en levantarme lo más temprano posible, normalmente entre las cinco y media y seis de la mañana y dedicar estas horas más productivas del día a resolver asuntos pendientes de días anteriores que requieren de un mayor grado de concentración o a escribir estos artículos. Es una forma de evitar las interrupciones: realizar las tareas que requieren concentración especial fuera del horario de trabajo del resto del mundo, que sigue durmiendo y no me interrumpirá. Además, subjetivamente hay periodos de trabajo en los que cada uno se siente más concentrado: he conocido a gente que prefiere trabajar por las mañanas porque se siente más lleno de energía (como es mi caso) y a gente que prefiere trabajar por las noches porque es cuando está más relajado y libre del resto de tareas del día.

Es entendible que tus colaboradores también quieran trabajar de esta manera. Para ello es importante que elimines sus pequeños obstáculos hacía el objetivo de realizar el trabajo diario. Algunos trabajos necesitan de un tiempo sin correo electrónico o con días completos en los que no se reunirán con nadie. Deja que troceen sus labores en espacios más pequeños como “contestar email”, “contestar llamadas”, “reuniones”, etc. Resolver estos trabajos más pequeños y ver estos objetivos completos en menos tiempo, aumenta la satisfacción por los trabajos bien hechos.

Es muy importante que estos horarios de trabajo sean conocidos por el resto de colaboradores y los clientes. Si un colaborador va a dejar su móvil apagado durante un par de horas su contestador automático debe indicar que en este momento no está disponible y dar otra alternativa de contacto como el email y sobre todo que realmente durante este tiempo el móvil esté apagado o en modo avión. No hay nada peor que intentar realizar una tarea que requiere concentración o estar en una reunión con un cliente y tener al lado un móvil en modo silencio vibrando.

Recuerda que el espacio vital es muy necesario, especialmente en tareas que necesiten de una gran concentración y sobre todo en este mundo modernizado donde estamos rodeados de multitud de posibilidades de interrupción como email, teléfono, etc.

Lecturas recomendadas:


 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Entradas populares