La humildad puede ser tu fortaleza

Foto por U.S. Department of Agriculture (Creative Commons)

Acabo de ver un video del presidente de Uruguay, José Mujica y me ha dado que pensar sobre la humildad y la importancia de ésta en los puestos de poder como podría ser la presidencia de un país.


Conozco a mucha gente en el mundo de la empresa y hay algo que ocurre en todas las ocasiones cuando una persona entra en un puesto con prepotencia y falta de humildad.

Si continúa con esa falta de humildad, ocurre como escribí anteriormente en un artículo con el muelle que presionas continuamente; las personas pueden aguantar una pequeña opresión durante algo de tiempo o una gran presión durante poco tiempo. Una presión que se mantiene durante mucho tiempo al final termina por explotar de una forma u otra. La falta de humildad suele plasmarse en que estas personas echan la culpa de sus fallos propios a los demás, para nunca aceptar que ellos o ellas han podido equivocarse una vez (o muchas). Al final el equipo se resquebraja y deja de aceptar la autoridad del nuevo puesto de responsabilidad.

Por otra parte, si las personas que entran a un puesto, empiezan a asumir que la humildad es parte de su puesto, seguro que serán mejor aceptados por sus colaboradores. Trabajar con una persona humilde y que acepta sus propias limitaciones, indica que también sabrá asignar las tareas con sabiduría porque entiende que los demás también tienen las suyas.

Sustainability for Leaders - Level 1 Calgary
Foto por The Natural Step Canada (Creative Commons)
Es necesario aceptar que la humildad es necesaria en casi todos los aspectos de la vida. La prepotencia y superioridad no sirve de nada. Tenemos que ser conscientes de que si hemos llegado a un determinado puesto no es gracias a nosotros, sino gracias a nuestros equipos. Esa es la primera cura de humildad de la que tenemos que ser conscientes: somos lo que somos gracias a los demás.

El clima de trabajo ideal se consigue mediante el diálogo razonado, y la humildad es parte de ese diálogo porque acepta nuestros propios errores y limitaciones.

Grandes líderes del mundo han sido personas muy humildes, tal vez ese haya sido el secreto del liderazgo: el liderazgo desde la humildad.

Comentarios

  1. Muy buen articulo, la verdad es que la prepotencia y la vanidad solo sirven para crear barreras y envidias.Te sigo desde hace bastante tiempo y la verdad encuentro muy interesantes tus articulos, sige así.

    ResponderEliminar
  2. Sr.Hurtado, estoy completamente de acuerdo. La humildad y paciencia se requiere con los años y las experiencias vividas. Desde mi punto de vista el trabajo en equipo es importe, pero más lo es si un jefe/a es humilde y una persona que te diga las cosas de forma clara, concreta y sepa escuchar"Escucha Activa". Hay multitud de personalidades, pero un jefe que se jubila, una jefa que lloraba por como le trataba el jefe anterior en el cuarto de baño y la Secretaria que la enchufó propaga ante todos los conocidos del departamento el disgusto de esta Srta. Luego esta Secretaria como sabia que podia optar por la prejubilación, hizo y deshizo a su antojo,y ella la antigua llorona, al ocupar su cargo de Jefa se posiciono y actuaba idem que su antiguo jefe, dejó de llorar. Ella aparenta ser algo que no es como persona, no es humilde, ni bondadosa, carece de la EMPATÍA,sibilina y un producto tóxico de una cultura de la empresa obsoleto en el Siglo XXI. Es cierto ser humilde te hace mejor persona, no es que seas tonto o tonta, eres inteligente porque tienes ética y civismo. No a la Competencia entre compañeros a entrar a degüello.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Ejecutivos: perfil alto o perfil bajo

Dale al cliente más (o menos) de lo que espera

Las cosas salen mal... a veces